Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Más información

Sistema para evaluar la sostenibilidad de productos alimentarios locales

Bajo el marco del proyecto “Promoción de los productos locales y sostenibles para impulsar la sostenibilidad de toda la cadena de valor del sector agroalimentario”, NEIKER-Tecnalia y AZTI, junto a Grupo AUSOLAN, han validado una metodología basada en indicadores ambientales, sociales y económicos que permiten evaluar la sostenibilidad de los productos agroalimentarios y que pondrá en valor el uso de materias primas locales para el diseño de menús más sostenibles en el sector de colectividades.

El proyecto, financiado por el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco y por fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER), se ha realizado considerando el ciclo de vida de un plato habitual en menús para colegios y otros colectivos en Euskadi: tortilla de patata con guarnición de lechuga y tomate.

La validación de los indicadores ambientales se ha realizado con nosotros en el marco del diseño de menús más sostenibles a partir de productos locales. Los indicadores se han validado en productos de diversos proveedores: Avícola Arbaraitz (huevos), Bacalaos Giraldo (preparado de patata y cebolla), Barrenetxe (tomate), Garaia y Artandi (lechuga y tomate).

Además, se ha estudiado la disponibilidad de dichos productos en Euskadi para valorar si es posible responder, desde los productores agrarios vascos, a las crecientes necesidades de alimentos sostenibles por parte de Ausolan.

Esta iniciativa proporciona un sistema de evaluación de la sostenibilidad ambiental, social y económica de los productos locales de forma medible y fiable, a través de un set de indicadores de sostenibilidad de los productos agroalimentarios.

El conjunto de indicadores se presenta como una metodología clave para fomentar el producto agroalimentario local basado en argumentos objetivos y rigurosos, así como para poder valorar las bondades y debilidades de los productos locales frente a los productos que actualmente se están importando.

La cantidad de agua usada en su producción, su huella de carbono, el desperdicio alimentario generado, la utilización de fitosanitarios o la distancia que recorren las materias primas hasta llegar a la planta de elaboración son algunos de los parámetros medidos.

En el estudio de validación se ha confirmado que dependiendo del eslabón de la cadena agroalimentaria a la que pertenezca la empresa, hay indicadores más significativos que otros. En este sentido, indicadores de mejora como la presión fitosanitaria y el balance de nutrientes, e indicadores como el mantenimiento de la biodiversidad, son más representativos para evaluar la sostenibilidad ambiental de productos del sector primario, mientras que para productos transformados pueden ser evitados, ya que no aportan información relevante.

Carácter innovador del proyecto

Esta metodología para la evaluación del impacto ambiental tendrá un claro impacto en la productividad y sostenibilidad tanto en el sector del catering aplicado a colectividades como en el sector primario que lo abastece. En el caso del sector del catering, la validación por primera vez del set de indicadores ambientales y socioeconómicos en un producto con ingredientes 100% locales permitirá diseñar un plan de medidas enfocadas a mejorar la sostenibilidad ambiental y socioeconómica y poner en valor las bondades de toda la cadena de valor.

Además, el estudio de disponibilidad de producto local (proveedores, temporalidad, etc…), junto con las necesidades del sector, va a permitir establecer las estrategias para un suministro estable de materias primas locales para la elaboración de los platos destinados a colectividades. Estas estrategias ofrecerán a las empresas argumentos objetivos para diseñar, en la medida de lo posible, menús con ingredientes locales. Este hecho será de gran utilidad para que la administración pueda también, definir unos requisitos de sostenibilidad alcanzables.

Como resultado se obtendrá una mayor disponibilidad de las materias primas locales, una mayor activación de la economía local, un aumento del retorno económico, y aseguramiento del empleo local.