Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Más información

La tecnología puede ayudarnos a salvar vidas

Ante la situación derivada por el COVID-19, nuestros compañeros de Ausolan Chile implementaron el teletrabajo el pasado 17 de marzo en las áreas de finanzas, planificación, adquisiciones, comercial, operaciones e informática con el objetivo de evitar desplazamientos y contactos entre aquellos trabajadores que podían desempeñar sus tareas desde casa. Una decisión que buscaba priorizar el bienestar de todos los empleados y que, hoy, confirma ser uno de los principales caminos para reducir el contacto entre las personas.

Así, se ha reducido la circulación de personas por zonas comunes a lo estrictamente necesario para mantener la actividad y las operaciones de nuestra empresa. Con esta medida se ha protegido a todos, tanto a los que trabajan desde casa como a los que, por sus funciones, no pueden realizar su trabajo a distancia.

Además, conscientes de la importancia de salvaguardar la salud y bienestar de nuestro equipo, se ha reforzado el uso de elementos de protección personal, buzos y pecheras desechables, guantes, mascarillas y antiparras, control de temperatura corporal al ingreso al trabajo, aumento de la frecuencia del lavado de manos, separación física de las mesas del comedor, ingreso restringido de proveedores, sanitización de la planta y perímetros, etc.

La situación que atraviesa el mundo, y que en Chile requiere el ejercicio de un liderazgo capaz de leer rápido el entorno, nos ha llevado a tomar decisiones rápidas e instalar protocolos que permitan resguardar el bienestar, la seguridad laboral y la estabilidad productiva de nuestra empresa.

¡Juntos saldremos de esto!