Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Más información

El comedor escolar, un espacio seguro que garantiza la alimentación saludable y el aprendizaje

Ausolan Igmo, compañía especializada en restauración colectiva, es responsable de dar de comer, cada día, a más de 10.000 niños en Castilla y León durante la jornada escolar; la compañía cuenta con una innovadora cocina central en Burgos y numerosas cocinas in situ de sus clientes desde las que, cada día, elabora más de 14.000 menús para los 160 centros que gestiona.

El papel que juegan los comedores escolares se ha visto reflejado con la pandemia de la Covid 19 “un espacio en el que se garantiza una alimentación saludable, así como una oportunidad educativa, en especial para los alumnos más vulnerables”, señala Susana Moreno, coordinadora de gestión de Ausolan. Por ello, todos los esfuerzos del curso 2020/2021 se han centrado en garantizar un espacio libre de contagios y con todas las garantías para los niñ@s, trabajadores y familias… “llevamos ocho meses de curso y, gracias al esfuerzo conjunto de los colegios, el personal, las familias y todo el equipo Ausolan, hemos conseguido comedores seguros”, añade Susana.

La compañía, además, tiene el foco puesto en garantizar la seguridad alimentaria de sus comensales, el diseño de menús variados y equilibrados con una selección de ingredientes y productos locales que permitan que el desarrollo de los platos y la forma de trabajar sean sostenibles con el medio ambiente y con el entorno en el que están implementados.

Una sostenibilidad que pasa por el uso de productos de cercanía que ayudan a reducir la huella de carbono y, en especial, que favorecen la producción a nivel regional. Esa forma de trabajar “nos ha permitido obtener la marca Tierra de Sabor y la mención Sabor Saludable - de la Junta de Castilla y León - en los menús que servimos en los colegios” lo que garantiza el desarrollo de proveedores de cercanía y producto local, permitiendo adecuar los menús a la cultura gastronómica de la región.

El comedor escolar en el proyecto educativo de los colegios

La situación derivada de la pandemia también ha puesto de manifiesto la importancia del espacio de mediodía como una opción que permite, por un lado, la conciliación en aquellas familias que no pueden dejar de trabajar para hacerse cargo de sus hij@s y, por otro, una oportunidad educativa en la que los niñ@s aprenden, se integran y socializan entre ellos de forma equitativa.

De ese momento de mediodía se hacen cargo las empresas que gestionan el comedor escolar como Ausolan “desarrollando un proyecto educativo adaptado a la cultura local, a las necesidades y a la línea educativa y pedagógica de cada centro”, apunta Moreno.

Un proyecto basado en tres ejes, la educación alimentaria y adquisición de hábitos saludables, la educación medioambiental y la educación en valores. Así, a través de la comida, se enseña a los más pequeños a viajar por el mundo, conocer culturas, hábitats, costumbres… que ayudan a fomentar ser más tolerantes y considerar la diferencia como virtud y elemento de enriquecimiento.

La última iniciativa que está desarrollando en Castilla y León, ahora que no se puede viajar, es precisamente un viaje por las fiestas tradicionales españolas, en qué consisten, cuál es su gastronomía, cómo se visten, qué se celebra… así “los alumnos de los centros que están bajo nuestro proyecto educativo están conociendo las tradicionales fallas valencianas, ahora descubrirán la feria de Sevilla, la festividad de los mayos o la celebración del VIII Centenario de la Catedral de Burgos”, concluye la coordinadora de gestión de Ausolan Igmo.