Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Más información

Ausolan participa en el proyecto Jaki 60+ para ayudar a los problemas de masticación

Ausolan ha participado en el desarrollo del proyecto JAKI 60+ con el objetivo de crear una nueva gama de productos específicos, de base proteica y organolépticamente atractiva, dirigidos a personas mayores con problemas de masticación. Un proyecto apoyado por el Gobierno Vasco y que cuenta con la participación de Leartiker, Basque Culinary Center, GSR S.COOP, e ISEA.

El contexto en el que surge el proyecto viene de que, en Euskadi, la población de mayores de 65 años pasará de ser el 20 % en el año 2016 al 28 % en 2031 y con una proyección que se mantendrá hasta 2061, por lo que la población seguirá creciendo y el proceso de envejecimiento alcanzará sus máximos.

Ante esta situación, y teniendo en cuenta que, a partir de los 60 años, el cuerpo sufre una disminución de los sentidos y un desgaste fisiológico, nos encontraremos una población mayoritaria susceptible de padecer patologías y cambios que podrían ser un impedimento o barrera en su funcionamiento diario y sobre todo en su alimentación. Los problemas de masticación son uno de los cambios que sufren y, a través de Jaki60+, se buscan soluciones para promover una alimentación más saludable enfocada a los seniors.

En Jaki60+ se han desarrollado matrices proteicas a base de carne (pollo, cerdo y ternera) y pescado (atún, salmón). A la hora de desarrollar estos productos se ha la textura que se deseaba alcanzar y la función y el contenido proteico de los ingredientes que se querían añadir, teniendo en cuenta el contenido final de proteína que se había puesto como objetivo.

En el desarrollo de los productos a parte de la carne o el pescado, se han utilizado ingredientes de origen vegetal como la harina de garbanzo, guisante texturizado, la proteína aislada de soja o la soja texturizada. La utilización de estos ingredientes se ha basado en dos criterios: su función texturizante y su aporte proteico.

El desarrollo de estos productos ha permitido mejorar la alimentación de las personas mayores en las residencias, ya que sus ganas de comer han aumentado gracias a una disminución en sus problemas de masticación. Además, su aporte proteico diario se ha visto incrementado y esto puede conllevar resultados positivos de cara al futuro, es decir, se podría disminuir la incidencia de enfermedades relacionadas con el aporte proteico diario.